Abriste este link y probablemente cuando leíste el título, tu cerebro creó, en cuestión de segundos, una historia épica de éxito llena de millones de dólares. Esto sucede constantemente en nuestro cerebro sin que nos demos cuenta, porque estamos naturalmente “programados” para disfrutar de una buena historia.

En internet, la manera más efectiva de contar una historia es con un video, pero no un video cualquiera, sino uno que refleje una historia real. Esto es tan verídico, que como consecuencia, respondemos con emociones. De seguro lloraste cuando el cazador mata a la mamá de bambi, o por lo menos te sentiste mal por el pobre venadito huérfano.

No dejemos pasar por alto esto a la hora de hacer que la gente reconozca tu marca. Si cuentas una historia tan bien, los que la vean, tendrán una respuesta emocional; químicos en su cerebro harán que se sientan como tú quieras.

Una historia ideal puede ser cómo tu marca le cambió la vida alguien, o la de una comunidad, o si somos ambiciosos; el mundo. La vida es la fuente inagotable de las historias más reales.

Así que atrévete no más, cuenta la historia de cómo tu marca o empresa logró el éxito, nosotros te apañamos.